×

Todas las películas de Misión Imposible ordenadas de la peor a la mejor

¿Cuál cree que debe ocupar el primer lugar?
Publicidad

Máscaras hiperrealistas, gadegets salidos de otro planeta y misiones complejas alrededor del planeta son solo algunos de los muchos elementos inolvidables de la saga de Misión Imposible. En 1996 se estrenó su primera parte, adaptación de la exitosa serie de televisión de finales de los ochenta, responsable de las icónicas escenas del fusible quemándose y las grabaciones que se autodestruyen en contados segundos.

Por Edgar Medrano. 

En la película, Tom Cruise interpreta a Ethan Hunt, agente del International Mission Force (IMF), organización secreta de espionaje y operaciones encubiertas que maneja misiones internacionales peligrosas y altamente sensibles que han sido consideradas "imposibles". Durante algo más de 20 años, el agente Hunt ha desenmascarado múltiples traiciones, complots, planes de destrucción mundial y organizaciones terroristas.

Todas las películas de la saga tienen algo especial, por eso, ahora que estamos próximos a ver Misión Imposible 6: Repercusión, decidimos ordenarlas de la peor a la mejor, o, más bien, de la que menos nos gusta a la que más.  

Publicidad

5. Misión: Imposible 2 

Con una banda sonora memorable a cargo de Limp Bizkit y Metallica en sus dos temas principales, la franquicia entró con toda al nuevo milenio. Esta entrega está llena de acción, casi sin dejar respiro para el desarrollo de los personajes o diálogos con el humor travieso característico de la franquicia. Si quieren ver aviones caer, persecuciones, gente tirándose por acantilados y balas por doquier, esto es lo suyo. Aliste las crispetas y adisfrutar.

4. Misión: Imposible 3 

El destacado principal de esta película es el villano: un traficante de armas interpretado por el gran Philip Seymour Hoffman. La película en general da un giro hacía sitios más oscuros, mostrando otras dimensiones personales del agente Hunt.

La motivación principal de la película se desarrolla a través de la relación sentimental de Hunt y su esposa, lo que desencadena en un tercer acto donde el agente llega a rescatar a la damisela en apuros. Aparte de ser un recurso muy gastado, el equipo nunca había tenido una misión tan personal, cosa algo extraña dentro del estilo de la franquicia. Sin embargo, tiene escenas de acción muy bien logradas como lo son el ataque en el puente y la infiltración en el Vaticano.

Publicidad

3. Misión imposible: Nación secreta 

En la quinta entrega de la franquicia, Ethan Hunt por fin encuentra a su verdadera pareja en Ilsa Faust, interpretada por Rebecca Ferguson, quien es igual a él en su habilidad para patear traseros y conducir a altas velocidades. Es una verdadera compañera y no una simple secuaz, como era la regla en general para todos los integrantes del equipo que acompañaba a Hunt. 

La fórmula de sus escenas de acción funciona y sigue intacta, yal y como lo demuestra la secuencia bajo el agua seguida de una persecución en carro y moto también. Recordemos que Cruise no usa dobles de acción y ya supera los 55 años, así que este tipo de escenas no son poca cosa. 

2. Misión: imposible 

La priemra película de la saga nos muestra lo mucho que ha cambiado el cine de acción en algo más de 20 años, sin que esto le quite mérito como un clásico del género. Al ser una adaptación directa de la serie de televisión, aparte de pedir prestados un par de personajes, tiene un tono más detectivesco e intrigante, con planes ocultos, traiciones personales y profesionales.

Publicidad

Aquí Hunt se ve obligado a comprobar su lealtad al IMF más de una vez, mientras es un fugitivo de la misma organización. Esta sensación de persecución y misterio también influye en sus escenas de acción: nos vimos sosteniendo la respiración mientras la gota de sudor caía en la mano de Hunt evitando la alarma en su hackeo a las bases de datos de la CIA. Serán más de dos décadas desde su lanzamiento, pero no ha perdido un céntimo de atractivo o distinción.

1. Misión imposible: Protocolo fantasma 

La mejor parte de la mejor Misión no es ver a Tom Cruise colgando del lado del edificio más grande el mundo. No son los pequeños momentos del plan como el intercambio del dinero y la activación de los códigos al tiempo en diferentes pisos, la tormenta de arena o la batería agotada en los guantes magnéticos del agente renegado de la FMI.

No, la mejor parte es cuando comienza el ascenso, cuando Hunt camina hacia una ventana rota en lo que parece un rascacielos y la cámara lo acompaña al vacío. Además, por fin el equipo de Hunt no luce como un montón de segundones. Por primera vez, el equipo se acerca a un ensamble que tiene valor al lado de los protagonistas.

Publicidad

Esta entrega es el mejor equilibrio entre el estilo clásico de la franquicia y lo que demanda el cine de acción contemporáneo.  

Publicidad