×

No, no vieron a la virgen en la pared; tienen un problema psicológico

Lamentamos informarles.
Publicidad

Desde tiempos inmemorables la humanidad ha tratado de explicar algunos fenómenos como milagros divinos y varias personas han asegurado que la virgen, Jesús o algún santo ha dejado su imagen reflejada en una pared, en el chocolate y hasta en las nubes, sin embargo -no podemos decir que todas pues no queremos herir susceptibilidades- muchas de las veces es tan solo una coincidencia, una unión de estímulos del cerebro y terminamos poniéndole un rostro a algo que no lo tiene.

En las últimas horas se hizo viral un video en el que una mujer asegura haber visto caminar a dios en medio de las nubes, aparentemente se ve una figura que parece diera pasos, pero no podemos asegurar que sea el mismo redentor que bajó a modelar, que sea Batman, un avión o tan solo una buena edición digital.

Juzguen ustedes…

Para aclararlo científicamente y que no quedemos como los que no creemos en nada o solo nos burlamos de las personas, investigamos muy bien por qué los seres humanos tendemos a ver figuras en cualquier parte y por qué estos fenómenos nos llaman tanto la atención. Existe algo llamado Pareidolia  que es un fenómeno psicológico que consiste en el reconocimiento de patrones (rostros o figuras conocidas) significativas en lugares confusos y aleatorios. ¿Ahora entienden por qué a veces en la oscuridad creemos ver a alguien?

Publicidad

Bueno debido a esta particularidad que tenemos en el cerebro es que cuando miramos una nube, una pared o algo y pensamos que tiene cierta forma nos es imposible dejar de verla. Además durante el pasar de los años el ser humano ha creado redes neuronales encargadas de procesar estímulos que nos hacen identificar patrones mucho más fácil, es decir podemos ver cosas que nos son familiares en objetos.

“Nuestro sistema visual se volvió increíblemente sensible ante aquellos estímulos que recuerdan a caras humanas, una parte del cuerpo que resulta de gran importancia para la comunicación no verbal. Nuestros cerebros están dotados de unos circuitos específicos que se activan para procesar la información visual relativa a las caras de manera distinta al resto de datos, y la parte del encéfalo que contiene estos circuitos es también la responsable del fenómeno de la pareidolia” Cita tomada de Adrián Triglia en su investigación, Pareidolia, ver caras y figuras donde no las hay

Cuando las personas crean un rostro, una figura o algo que les llama la atención en lugares extraños en realidad están sufriendo de una pareidolia y un giro fusiforme, algo que nos hace reconocer rostros, pero también crear formas de caras en donde no las hay.

Publicidad

En conclusión, todo está en el cerebro, puede que no sea real.

Publicidad