×

Jumanji: Welcome to the Jungle: la mejor película basada en un libro infantil

El clásico noventero ha tenido una digna secuela que nos demostró la pasión por estar en un videojuego.
Publicidad

Han pasado 20 años desde que la película Jumanji hizo su apoteósica aparición en los cines. Este año volvió con una secuela que pudo haber sido un fiasco pero terminó siendo una grata sorpresa. ¿Qué pasó?

Por: Alex Mchugh de Green Man Gaming

Poco después del final de la película original, el tablero es encontrado por Alex Vreeke, un joven brillante que, sin muchas ganas de tocarlo en su forma original, decide transformarlo en videojuego. Esto lleva a una serie de acontecimientos en los que otros cuatro adolescentes se encuentran atrapados en la selva, sólo que veinte años después, en nuestro presente. Jumanji: Welcome to the jungle parece desdeñable: no tiene casi nada que ver con la película original, Robin Williams ha fallecido lamentablemente, y esta película tiene todas las apariencias de ser una pérdida de tiempo y plata, del tipo que hemos visto un montón de veces en años recientes.

Pero Jumanji: Wecome to the Jungle es, en rigor, mucho más que eso. 

Esta película podría ser la mejor película basada en un videojuego jamás hecha. Aquí va el porqué.

Publicidad

ENTIENDE LOS VIDEOJUEGOS 

El problema con muchas películas basadas en videojuegos -o películas que sirven para difundir videojuegos- es que no captan la esencia del material fuente. O bien van en la dirección del jugador y todo es simplemente estúpido, o bien van en una ruta que a menudo captura la historia del material de origen, pero no logra capturar la sensación del juego.

Jumangi: Welcome to the jungle es una parodia afectuosa de los videojuegos y los tópicos de los videojuegos, está claramente escrita por gente que conoce los videojuegos y los ama, y sigue queriendo elevarlos a un nivel cultural más alto. 

Hay PNJ (personajes que no juegan, es decir, personajes controlados por el programa), rutas de patrulla, rutas de ramificación y muchos otros ingredientes típicos de los juegos a los que se hace referencia en la película. Sí, eso puede parecer superficial, pero le da un aire de credibilidad a todo el asunto. Si bien la película los estira y adapta creativamente lo que son para el cine, es comprensible que esto pase y, a la larga, resulta ser bastante precisa. Al menos en relación con los juegos de los 90 como el remake de Pitfall o Tomb Raider y otros juegos de la época.

Publicidad

Pero lo más importante, y la razón por la cual esta es probablemente la mejor película basada en un videojuego es… 

QUE REALMENTE NO ES UNA MALA PELÍCULA

Esto no debería parecer sorprendente, pero un poco lo es. No es muy controversial decir que la mayoría de las películas basadas en videojuegos son malísimas, con sólo algunas excepciones como las de Resident Evil y el primer Silent Hill. Otras como Warcraft y la Tomb Raider de Angelina Jolie podrían calificarse como “entretenidas”. Todas las demás películas basadas en videojuegos son espantosas, por lo que encontrar una que esté tan fielmente inspirada en un juego es de hecho un alivio y una especie de revelación. 

En parte esto se debe al reparto: The Rock es francamente pasable y Jack Black, Karen Gillen y Kevin Hart interpretan a sus personajes como si estuvieran pasando el mejor momento de sus vidas. 

Esto no significa que la película no tenga sus problemas. Por ejemplo, en una parte se critica la tendencia de los videojuegos a poner a las mujeres en vestidos descaradamente explícitos, y al mismo tiempo pone a damisela en un disfraz descarado. Este tipo de cosas le quitan puntos, pero en general puede decirse que se trata de aventura condenadamente divertida.

Publicidad

Además tiene en el reparto a uno de los hermanos Jonas, lo cual hará feliz a alguno de ustedes. 

Entonces ahí lo tienen, Jumanji: Welcome to the jungle es una película que entiende y se lleva bien con su fuente, le gustan los videojuegos, le gusta parodiarlos, y además es divertida. Esto hace que la película gane muchos puntos y se la pueda apreciar y ver de una manera no-irónica.

Publicidad