×

¿Hasta cuándo los videos reggaetoneros seguirán cosificando a la mujer?

¿Y los videos con narrativas originales en el reggaetón pa’ cuándo?
Publicidad

En menos de 72 horas se lanzaron tres videos de los artistas más pegados del reggaetón y, lejos de ser un respiro para la generación joven que los sigue, es un paso en falso para el género.

Por: Nadia Orozco // @ladyempanadia

No podemos negar que, desde su génesis, el reggaetón ha tenido cambios importantes y no solo musicalmente hablando. La propuesta estética también ha sido la apuesta de muchos de sus representantes que decidieron alejarse de la idea del “bling bling”, la ostentosidad y el poder basado en dinero y mujeres, para darle paso a nuevos símbolos que les permitieran permear en nuevos públicos.

Parte de la globalización del reggaetón se dio gracias a esa nueva identidad. Mi gente de J Balvin – un artista que ya se ha despegado de la noción formal del género y aunque se mantiene en esa base, hoy transita por la electrónica y sonidos más globales–  es un ejemplo claro de cómo un artista se volcó hacía un universo pop, accesible para todas las edades y con todos los esfuerzos puestos en extinguir esa herencia reggaetonera.

Publicidad

La historia del reggaetón no puede emanciparse de sus críticos, hace parte de su construcción. Ese amor y odio que despierta en la opinión pública no se ve en todos los géneros y eso también hace parte de su éxito: los que se ofenden por sus letras y videos son los que no pueden negarse en la noche a bailar esas mismas canciones.

Pero ese debate ya se ha dado, hoy lo que preocupa es que los representantes fuertes del reggaetón se hayan quedado anclados a esas ideas anticuadas donde la mujer es un mero objeto de deseo que ni siquiera se tiene que esforzar por hacer una buena actuación.

Preocupa pensar que Sebastián Yatra (o quienes están detrás de la conceptualización de estas narrativas), uno de los cantantes más jóvenes y fuertes del momento, en compañía de Mau & Ricky, lance en pleno 2018 un video donde la trama es ellos “rotándose” a sus novias, mientras ellas parecen ir a donde las lleva la corriente, sin poner muchos “peros”. El resumen de este video se queda en la toma final, donde Yatra pone su mano en el final de la espalda de la novia de su amigo. ¿Ella quería? ¿Se incomodó? ¿Estuvo bien? Nunca lo sabremos.

Publicidad

Mientras tanto Maluma lanza una pieza audiovisual de buena factura para una canción que se bautiza Mala mía; para resumir es el cantante durante cuatro minutos rodeado de mujeres sumisas que giran alrededor de él, sin un extra hombre que lo acompañe en la hazaña. Al final de cuentas pareciera un grito desesperado por mostrar su hombría al mundo.

Farruko no se queda atrás y ha estrenado el video de Coolant, en el que hace las veces de un lavador de autos que enjuaga a mujeres y carros por igual. ¿Casualidad? No lo creo.

Esos tres videos fueron lanzados en menos de 72 horas y más allá de estar ejerciendo un juicio moral, la pregunta está sobre la creatividad, sobre el discurso de estos artistas que hacen parte de una nueva generación y cómo están yendo en contravía de un contexto mundial que hoy está cada vez más fuerte. Karol G hoy también lanzó video, el remix de Mi cama en compañía de J Balvin y Nicky Jam, y logró lo que ellos no pudieron, hablar de sexo y sexualidad sin la necesidad de la obviedad. Puntos para ella.

La pregunta es, ¿y los videos con narrativas originales en el reggaetón pa’ cuándo?

Publicidad

Publicidad