×

¡Por fin vi a Maroon 5!

Publicidad

Una hora y 20 minutos duró el show que Maroon 5 ofreció en Bogotá.Clásicos como Makes me Wonder y She Will be Loved se escucharon en elColiseo el Campín el jueves 20 de noviembre.

Acompañada de su gran amiga Natalia Robledo, Eileen Reina estaba enla localidad más cercana al escenario para así poder ver de cerca deAdam Levine, el vocalista. Mientras el espectáculo comenzaba Reinarecordaba que hace un año no pudo ver por razones económicas a Maroon 5cuando se presentó en Virginia, Estados Unidos. "Nunca pensé verlosaquí, en Colombia, ¡es una maravilla!" gritaba emocionada.

"Esverdad, no te imaginas, lleva más de un mes escuchando todos los díaslas canciones, no para aprendérselas sino para prepararse para estanoche", explica Natalia.

¿Y desde cuándo te gusta el grupo?, le pregunté.

Desde que salió en el 2002. Espero que esta noche canten This Love y Won't Go Home Without You, son los temas que más me gustan.

Y Levine, ¿te gusta?

¡Claaaaaaaro! Es divino, es muy buen cantante, es completísimo, porque en los videos que he visto se ve muy sencillo.

Enese momento las luces del Coliseo El Campín se apagaron y Eileendesapareció. Eran las 8:41 p.m. y estaba a punto de iniciar el primerconcierto que el grupo de Los Angeles presentaría en Bogotá y queserviría para cerrar la gira Latinoamericana que empezó este mes enMéxico.

Publicidad

De pronto aparecieron Jesse Carmichael, James Valentine,Mickey Madden, Matt Flynn y Adam Levine y en el recinto se escuchó unsolo grito. Irradiando agradecimiento y felicidad, Levine cogió elmicrófono y cantó This Love.

Eileen no lo podía creer. Con sucámara digital registraba el momento que muchos años soñó. Al fin,tenía al cantante al frente mientras entonaba uno de sus temasfavoritos.

If I Never See Your Face Again, que interpretan a dúocon Rihanna, y Makes me Wonder fueron los temas que se escucharon antesde que Adam pronunciara en un español muy entendible "¡Hola, qué tal!Estamos muy contentos de estar aquí, muchas gracias por venir".

EnBogotá presentaron un espectáculo similar al que han realizado a lolargo de la gira en la que promocionan It Won't Be Soon Before Long,álbum publicado en mayo de 2007. Las luces jugaron un papelpredominante en la tarima y los integrantes lucieron jeans y camisetas.

"¿Si ves? ¡Adam es muy bueno, él es quien hace a Maroon 5, mira la energía", le dijo Eileen a Natalia.

Publicidad

Levine,sin duda, es quien llevó el ritmo en el grupo. Vestido con un jean azulclaro y una camiseta blanca, durante la hora y 20 minutos de lapresentación, la guitarra y el micrófono fueron sus compañeros de baile.

Nohubo un momento en el que no se percatara de la alegría que sentían susfans y que no agradeciera por ello. Recorrió el escenario de extremo aextremo y con sus manos animaba a la gente para que aplaudiera y gozarael evento.

El concierto fue una fiesta en la pocos minutos separó de bailar, pues temas como Won't Go Home Without You y Make upCall fueron coreados por un público que estaba entre los 12 y los 40años.

A las 9:40 el vocalista nombró a cada uno de suscompañeros. Cuando llegó a Jesse Carmichael -luego de presentar aJames, Mickey y Matt- entonaron juntos Sunday Morning, canción deldisco Songs About Jane en la que se recuerda aquellos momentos en losque Carmichael apoyaba al cantante cuando estaba triste por la pérdidade su novia.

El romanticismo invadió aun más el Coliseo cuandoMaroon 5 entonó el cover Wicked Game (Wanna Fall in Love) de ChrisIsaac para dar paso a la muy conocida She Will be Loved.

Publicidad

Loscinco integrantes abandonaron la tarima sin despedirse por lo que elpúblico no tuvo que recurrir al clásico "otra, otra". Tres minutosdespués Levine y sus amigos aparecieron nuevamente y cantaron las dosúltimas canciones: Harder to Breath y The Sweetest Goodbye.

Despuésde mucho agradecer la presencia al último concierto en América Latina,los estadounidenses dejaron definitivamente el escenario en medio de unaplauso ofrecido por los asistentes al unísono.

"Faltó tiempo"comentó Eileen. Aunque el grupo cantó lo que esperaba escuchar, ellaquería más tiempo para disfrutar el baile de Levine. "Dicen que esgay... parece, pero no importa".

Publicidad