×

De Jaime Medina para Don Tetto

Publicidad

Después de un camino recorrido durante 11 años, lo primero que quiero hacer es agradecerle a Dios por darme la oportunidad de cumplir ese sueño que tenía desde muy chiquito. Recuerdo muy bien una izada de bandera. Mi hermana mayor tocaba la batería para la banda del colegio y yo no podía dejar de mirarla. Ese día algo pasó, algo en mí cambió. Recuerdo que para mis adentros, pensaba que tenía que empezar a tocar ese instrumento lo más pronto posible. Para mi se convirtió en una adicción, en una especie de droga. Yo solamente quería eso. Soñaba con una batería día y noche, hasta que con mis ahorros pude comprarme una.

Gracias a todas las bandas de los 90's que salían en los principales canales de música, mostrando todo su rock, su energía, su pasión por el público, por su instrumento, por todo lo que puede llegar a generar un show en vivo en una persona, quise tener una banda. Recuerdo que el sentimiento era igual de fuerte al que tenía por la bateria. Pase por varias bandas, hasta que un día entré a ser parte Don Tetto. 

Publicidad

Desde ese momento cambió mi vida. Siempre quise tener una banda de 4 integrantes que compartieran su gusto por cierta música. Un grupo en el que la pasáramos increíble, ensayando y en nuestros tiempos libres. Un día se hizo realidad y 11 años después, no tengo palabras para expresar lo que siento ni describir lo que he vivido con ellos 3. James, Carlitos y Diego gracias por ser más que amigos para mi. Son hermanos del alma que me han comprendido y guiado a ser cada día mejor persona. Gracias por ser tan berracos en todo lo que hacen. Desde aquí, solo tengo agradecimiento hacia ustedes y un profundo orgullo de tenerlos a mi lado.

He podido conocer a grandes personas, he podido viajar mucho más de lo que yo me imaginaba que viajaría. Me he reído, he llorado, he tocado fondo y ustedes me han levantado. He tenido los mejores seguidores. Gracias a ellos estamos vivos y gracias a ellos podemos hacer música y divertirlos como se lo merecen. Gracias por creer en nosotros día y noche. Por aguantarnos y mantenerse fieles aunque no nos vemos muy seguido. Les prometo que  nos quedan muchos años más para seguir haciéndolos felices. Han sido los mejores 11 años de mi vida y no cambiaría absolutamente nada de lo vivido. Ya van tres discos, y contando.

Publicidad